domingo, 9 de enero de 2011

No era mi intención

Aunque sé que durante estos días he estado amenzando con meterme con alguien en el blog, no tenía previsto hacerlo, sino que seguía el juego a mis críticos. Sin embargo, ha habido alguien que no me ha dejado opción.

Ayer, sábado, me levanté a las 5 de la mañana para coger un avión que, contra todo pronóstico, salió 2 minutos antes de la hora prevista. Llegué a Madrid sobre las 7:35, y llegué al colegio mayor Moncloa una hora más tarde. Me encontré la puerta cerrada y llamé, sin éxito. Decidí llamar al teléfono del colegio, porque a lo mejor el timbre estaba desconectado. Otra vez se me ignoró. Decidí irme a Misa de 9 y volver más tarde, confiando en que la puerta ya estaría abierta. Y así fue.

Entré en Moncloa y me instalé en mi habitación, donde vi mi cama sin hacer, pero con las sábanas encima, limpias y dobladas, como cabía esperar. Al salir para desayunar un poco me encontré con JOE, que me preguntó qué hacía en Moncloa. No entendí muy bien la pregunta, pero le contesté que vivía allí y que había vuelto de mis vacaciones de Navidad. Me informó de que había una convivencia de estudio y me recomendó que hablara con el subdirector.

Le conté lo sucedido al subdirector y me miró con cara de "por qué cojones has venido" y me dijo que le dejara un momento para pensar lo que haría, porque ahora mismo estaba ocupado.

Antes de seguir con el relato quiero dejar claro que estoy pagando un dineral para poder vivir allí y que, a principio de curso se nos dijo que debíamos considerar Moncloa como nuestra casa.

Sigamos. Me reuní con el subdirector al cabo de un rato y me dijo: "había un cartel que ponía que el Colegio no se abría hasta el domingo por la tarde, así que ya puedes buscarte un sitio para dormir esta noche". Me quedé de piedra. Hubo un pequeño rato de discusión, pero como se dice, bicho grande se come al pequeño, así que me fui.

No voy a decir que toda la culpa de esto sea del tío que me echó, porque es verdad que yo leí un cartel en el que ponía lo de abrir el domingo, pero hay muchas formas de decir las cosas, y creo que él escogió la peor.
También es verdad que yo podría haber avisado de que llegaba el sábado, porque tiene que haber un control de quién está y quién no está, pero ¿realmente no se habían planteado la posibilidad de que alguien llegara un día antes porque ya tenía el billete comprado antes de que saliera el ya mencionado cartel?
Además, si quieren que lo considere mi casa, ¿no es lógico que pueda volver de mis vacaciones cuando me vaya mejor? ¿Me obligan a quedarme en mi pueblo hasta el domingo a la hora de cenar? ¿No es apurar un poco hasta última hora?
En fin, esto que debo considerar mi casa me obliga a volver de mis vacaciones cuando a ellos les va bien, no me deja colgar pósters en mi habitación, no me permite comer un poco más tarde los fines de semana si tengo partido de fútbol...

Menos mal que todavía hay sitios que puedo considerar de verdad como mi casa.

6 comentarios:

mòmo dijo...

¿Y bajo qué puente te cobijaste el sábado por la noche?

Quim Fàbrega dijo...

Fua Nico, que cabrons! sí sí, pagues un dineral,i et deixen fora... quina putada... ho sento :P
i què vas fer, vas anar al pis de l'Oriol?
jajaja.
te'n vas ensortir, no???

Nico dijo...

Me fui a Altamira, que allí siempre me tratan bien.

Ximo, vaig pensar en anar al pis de l'Oriol, però no sabia si ja era a Madrid...

Enric dijo...

O sea que te echaron de tu casa y te fuiste a la mía. Vaya.

Oriol dijo...

jajajajaj per casualitat he mirat el teu blog i m'ha donat per comentar.... i em trobo que parlaveu de mi!!jajajaj
Ho sento Nico, pero jo vaig arribar el dilluns al mati a Madrid...però ja saps que al meu pis sempre t'acollirem! Sigui perquè arribes abans de vacances o perquè arribes massa tard a la nit....1abraçada a tots!

Nico dijo...

jaja gràcies, Oriol!! No dubtis que algun dia et trucaré, però serà després d'exàmens... jaja