jueves, 6 de enero de 2011

Una historia verdadera

Antes de contar la historia dejadme aclarar dos cosas:

a) En mi casa siempre se ha vivido muy en serio la tradición del día de Reyes.
b) Para entender la gracia de la historia es más importante la edad que el nombre de las personas que en ella aparecen, así que se la llamará por el número de años que cuentan en su haber.

Hoy, seis de enero, 26 se ha despertado y me ha llamado:

-¡18! ¿Qué tenemos que hacer?

Todavía medio dormido le digo que ya me levanto. No se me ocurre mirar la hora. Colgamos un póster para darle una sorpresa a nuestro padre y 26 me comenta que deberíamos despertar a los demás.

Vamos al cuarto de la chicas y 26 grita:

-¿Sabéis quién ha venido esta noche?
-¡Los Reyes!- responde 28. A ella sí se le ocurre mirar el reloj. Desparece cualquier síntoma de emoción. -Oye, 26, sólo son las seis y media de la mañana...

Vamos a despertar a la reina de la fiesta.

-¿Sabes quién ha venido hoy, 5?
-Zzzz...

Nos miramos extrañados. Habrá que intentarlo de nuevo.

-¡Creo que los Reyes ya han dejado sus regalos aquí! -mientras dice esto, 26 la destapa un poco, como para que reaccione.
-Mi manta... -gime 5 mientras se tapa de nuevo.

Nos ponemos a hablar de los regalos que habrá mientras 5 se va desperezando, aunque no parece muy segura.
De repente se levanta y dice:

-Bueno, voy a ver qué me han traído los Reyes.
-¡Pero espera! -le gritamos los tres a la vez, - todavía tenemos que despertar a más gente...

5 entra en la habitación de 31 y 34 y les anima a ver los regalos.

-Puede que todavía no los hayan dejado... -le dice 31 después de ver la hora.

5 vuelve a su habitación y se acuesta de nuevo. No nos lo podemos creer.

-¿Qué haces?
-31 me ha dicho que todavía no han venido, así que me voy a acostar porque si estoy despierta no van a dejar mis regalos.

Después de unas buenas carcajadas la convencemos para que baje y, a partir de ese momento, todo fue como cualquier otro seis de enero.

2 comentarios:

Enric dijo...

No me lo puedo creer: ¿¡26 sigue siendo el primero en despertarse!?

Marc Roig Tió dijo...

Es que los demás son muy dormilones.